Pluma, presa, secreto, abanico… si cada vez que los lees en un menú no sabes reconocer cada parte del cerdo estás en el lugar adecuado 😉

Esta imagen seguro que te lo aclara todo, pero si sigues leyendo te damos alguna información más con respecto a cómo se suele cocinar cada pieza 😛

Despiece cerdo

No hace falta que nos detengamos a hablar de las patas delanteras y traseras, ¿verdad? Que para disfrutar de paletas y jamones lo único que tienes que hacer es pinchar en este enlace, así de fácil.

Empecemos entonces por las partes que rodean la paleta y el jamón. El SECRETO, también llamado cruceta o lomito, está junto a la maza de la paleta y sería la “axila” del animal. Su veteado transversal le confiere una sabrosidad y jugosidad increíbles. Esta pieza se suele cocinar a la parrilla, barbacoa o a la brasa. Aquí te dejamos unas recetas muy interesantes: con salsa de cerveza y miel; con salsa de queso azul; con relleno de jamón, verduras y setas; o a la mostaza…

¡Desvélanos cuál es tu manera favorita de cocinarlo!

Nos quedamos entorno a la paleta y justo encima está la PRESA, una pieza caracterizada por ser extremadamente tierna, sabrosa por las pequeñas vetas de grasa que hace que casi se te derrita en la boca. La que ves a continuación sí que es una manera muy original para cocinarla… 😀

Al lado de la presa ibérica encontramos el LAGARTO. Su nombre procede de la forma alargada que tiene, es una carne principalmente magra aunque tiene vetas de grasa que hacen que sea muy suculento y que no haga falta añadir ningún tipo de grasa al plato. Lo ideal para consumir esta pieza es a la plancha o a la parrilla y con un poquito de sal gorda.

De todas formas, también está la posibilidad de probarlo al horno. En este enlace te dejamos la receta, ¡a ver qué te parece!

Seguimos entorno a la paleta y ahora damos con la PLUMA. Tiene una forma triangular y está en la parte posterior del lomo, su textura es tierna y delicada y destaca por un excelente equilibrio entre magro y grasa. Esto hace que su jugosidad se adapte perfectamente a casi cualquier método de cocción, sea plancha, parrilla o asado. Por ejemplo, aquí te recomendamos una receta para pluma ibérica macerada con hierbas provenzales…

El LOMO es una de las piezas más conocidas y cotizadas del cerdo. Es la parte que recorre todo el espinazo del animal, se caracteriza por estar casi exente de grasa, muy magra, gustosa y muy tierna. Es versátil porque se puede cocinar en varias formas y siempre saldrá super rico. ¿Lo has probado alguna vez con el vino tinto? Haz clic aquí y ¡a disfrutar de un excelente plato!

Otra parte del cerdo extremadamente conocida es el SOLOMILLO. Pero, ¿dónde está y qué es exactamente? Es una pieza de forma cilíndrica  que se encuentra debajo del lomo. Destaca por tener casi nada de grasa, por lo tanto se recomienda no exceder en la cocción a la plancha por ejemplo, para que no se seque demasiado. Una buenísima opción para acompañarlo podrían ser las salsas (de queso, de cebolla, vinos dulces etc…), mira a ver si con esta combinación por ejemplo se te hace la boca agua…Salsa de mango y reducción de Pedro Ximénez 

El ABANICO no solo es una herramienta para no pasar calor. Se trata de la parte exterior que envuelve las costillas y se le llama así por su forma, ya que recuerda un abanico. Es una pieza muy rica en vetas de grasa que hace que esté buenísima cocinada a la plancha porque queda crujiente por fuera y muy jugosa por dentro. Añádele un poco de sal gorda y ahí tienes una exquisitez en tu plato.

Quizá la PANCETA es la parte que todos mejor conocemos y es por eso que hoy nos queremos concentrar en los torreznos, o sea la panceta frita, aún más crujiente y con la corteza dorada. ¿Los has probado alguna vez? El torrezno procede de Soria (en el este de la comunidad autónoma de Castilla y León) y un dato curioso es que desde hace algunos años existe la Marca de Garantía Torrezno de Soria. Ya que somos de Salamanca no podemos evitar nombrarte un plato muy típico que aprovecha esta parte tan rica del cerdo…ya sabes a qué nos estamos refiriendo, ¿no?

Terminamos nuestro viaje en torno al despiece del cerdo hablando de CARRILLERAS (denominadas también carrilladas). Se trata de los músculos maseteros, con alta infiltración de grasa. Su peculiaridad es que la estructura gelatinosa contiene colágeno, por lo tanto muy apreciada guisada, ya que queda extremadamente tierna, tanto que se pudiera cortar con un palito de pan. Hoy te recomendamos una receta clásica que nunca te va a defraudar. Carrilleras de cerdo al vino tinto .

Como habrás visto,  “del cerdo hasta los andares”… 😛  Dinos cuál (¡o cuáles!) son tus partes favoritas!